Prostitutas dibujo trump con prostitutas

prostitutas dibujo trump con prostitutas

Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado. Aquella madrugada no había maridos para Thuy. Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes. Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio.

La conversación apenas duró unos minutos. Tenía unos 30 años y hablaba en su idioma. Media hora después, otras dos jóvenes de origen vietnamita aparecieron en la vivienda. Fue entonces cuando la mujer se dirigió a Thuy: Normalmente, los brokers les permiten rechazar a uno o incluso dos pretendientes, pero después las amenazan: A Thuy la vendieron por 1. Una cantidad ridícula para los miles de euros que sus captores obtuvieron prostituyéndola durante dos años.

Todas fueron vendidas después a otros brothels. La mayoría de los clientes eran chinos. Entraban, elegían y subían a las habitaciones con las chicas.

Ellas ni siquiera conocían el precio de sus servicios. Así, Thuy nunca sabía cuando su deuda quedaría saldada. En prisión nos trataban como si fuésemos cerdos. Cuando no estaba trabajando, Thuy pasaba el tiempo en la casa. Las chicas apenas podían comunicarse. Sólo nos enseñaron algunas palabras en el dialecto local, que es totalmente diferente. Pese a todo, Thuy consiguió trabar amistad con un cliente. En una ocasión me dijo que su teléfono podía llamar a Vietnam, así que le pregunté si me dejaría llamar a mi hermana.

Por un instante las nubes de la memoria se vuelven negras. Thuy se seca los ecos de aquel dolor con las mangas de una chaqueta rosa de punto con la que hoy, tres años después, se protege de la llegada del monzón.

Habían pasado sólo unos meses desde su llegada a Guang Xi cuando la trasladaron de nuevo. La Policía china había efectuado varias redadas contra la trata de blancas en la ciudad, así que el jefe decidió trasladar el brothel a una zona rural. Era un paisaje bucólico, una campiña rodeada de un bosque frondosos y tierras fértiles.

Al cabo de unas semanas, la pareja adquirió una nueva joven. Era un muchacha hermosa, de unos 13 o 14 años, también de origen vietnamita. Incapaz de resignarse, la pequeña se rebelaba con todas sus fuerzas. No la podían dejar sola, así que la llevaban con ellos a todas partes. En una ocasión, el marido tenía que viajar a su ciudad natal para arreglar unos asuntos de familia.

Hicieron el trayecto en su coche particular. En el camino, en un peaje, la joven vio a la Policía y empezó a gritar. La Policía detuvo el coche y en cuestión de horas todas las chicas del brothel fueron liberadas. Entonces ocurrió lo de la Policía. Nos tiraban la comida en cajas sucias y todas teníamos que compartir la misma caja. Yo estaba muy asustada porque en esa zona operan las mafias.

Tras cruzar la frontera, las siete mujeres se dirigieron a Lang Son, donde una de ellas tenía una vivienda. Aunque lo habían perdido todo. Ya no eran vírgenes, ni inocentes. Ya tenían un pasado del que huir eternamente. A la luz de las estadísticas, la detective Wahlberg tiene razón: Actualmente son menos de diez. Sin embargo, los burdeles y las aceras se encienden ahora en Internet. La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas.

Éstas, que deben tener una licencia municipal, tienen derecho a Seguridad Social y a cobrar el paro. La misma situación que en Alemania.

En Dinamarca, las prostitutas pagan impuestos pero no tienen paro ni Seguridad Social. Suecia fue pionero, en , en aprobar una ley contra la compra de servicios sexuales. Esta normativa prohíbe pagar por el sexo y penaliza al cliente con multas de prisión y económicas.

Es un modelo actualmente en expansión. Sin embargo, algunas ordenanzas municipales la prohíben y multan tanto a los clientes como a las mujeres.

En Hungría la prostitución es ilegal. Ampliar foto Una prostituta en Promenade des Anglais Niza , en Eric Gaillard Reuters María R. Madrid 21 ABR - Prostitutas con licencia; clientes clandestinos Suecia: Reducir la prostitución La revolución de las prostitutas nicaragüenses Colau quiere dejar de multar a las prostitutas.

prostitutas dibujo trump con prostitutas A Thuy la vendieron por 1. Eric Gaillard Reuters María R. Desayunó y charló con su madre antes de salir a la calle. El Congreso quiere poner coto a la prostitución que se ejerce en los arcenes de las carreteras. Suecia prostitutas dibujo trump con prostitutas pionero, enen aprobar una ley contra la compra de servicios sexuales. Dos de cada diez hombres admiten que han pagado a prostitutas en España El día en el que me vendieron como prostituta Traficadas. La ley francesa ha vuelto a encender el debate sobre la prostitución y si esta debe regularse o abolirse.

Se encaminó a la dirección de la agencia de trabajo temporal donde había quedado con su amiga. Antes de entrar en la oficina, dos hombres, que decían representar a la agencia de empleo, le pidieron que los acompañara a comprar material para su nuevo puesto. Durante el trayecto le explicarían en que consistiría. Adquirieron gorras, sombreros y otros utensilios.

Cuando dieron las Me alejé unos metros, hasta una esquina. Hablé con ella y le dije que no iría a casa a comer. Minutos después cogieron un taxi. Es aquí donde la memoria de Thuy se balancea entre el olvido y la conciencia suspendida. Le ofrecieron un plato de noodles y algo de agua para beber.

Los dos hombres se volvieron a dirigir a ella. La condujeron a través de dos pasillos. Sólo se detuvieron para pagar. Sin darse cuenta, Thuy había cruzado la frontera clandestinamente. Era ya medianoche y el grupo se desplazó hasta un mercado. Aquella madrugada no había maridos para Thuy. Sólo un nuevo taxi rumbo a la provincia de Guang Xi. Era una calle amplia, repleta de luces y carteles que copaban las paredes.

Adentro, una pareja, él chino, ella vietnamita, esperaba en silencio. La conversación apenas duró unos minutos.

Tenía unos 30 años y hablaba en su idioma. Media hora después, otras dos jóvenes de origen vietnamita aparecieron en la vivienda. Fue entonces cuando la mujer se dirigió a Thuy: Normalmente, los brokers les permiten rechazar a uno o incluso dos pretendientes, pero después las amenazan: A Thuy la vendieron por 1.

Una cantidad ridícula para los miles de euros que sus captores obtuvieron prostituyéndola durante dos años. Todas fueron vendidas después a otros brothels. La mayoría de los clientes eran chinos. Entraban, elegían y subían a las habitaciones con las chicas. Ellas ni siquiera conocían el precio de sus servicios.

Así, Thuy nunca sabía cuando su deuda quedaría saldada. En prisión nos trataban como si fuésemos cerdos. Cuando no estaba trabajando, Thuy pasaba el tiempo en la casa. Las chicas apenas podían comunicarse. Sólo nos enseñaron algunas palabras en el dialecto local, que es totalmente diferente. Pese a todo, Thuy consiguió trabar amistad con un cliente. En una ocasión me dijo que su teléfono podía llamar a Vietnam, así que le pregunté si me dejaría llamar a mi hermana.

Por un instante las nubes de la memoria se vuelven negras. Thuy se seca los ecos de aquel dolor con las mangas de una chaqueta rosa de punto con la que hoy, tres años después, se protege de la llegada del monzón. Habían pasado sólo unos meses desde su llegada a Guang Xi cuando la trasladaron de nuevo. La Policía china había efectuado varias redadas contra la trata de blancas en la ciudad, así que el jefe decidió trasladar el brothel a una zona rural.

Era un paisaje bucólico, una campiña rodeada de un bosque frondosos y tierras fértiles. Al cabo de unas semanas, la pareja adquirió una nueva joven. Era un muchacha hermosa, de unos 13 o 14 años, también de origen vietnamita. Incapaz de resignarse, la pequeña se rebelaba con todas sus fuerzas. Bien por las redes de trata o explotación sexual o bien empujada por la pobreza u otro tipo de desigualdad.

Hoy, este nuevo abolicionismo se ha convertido en una parte importantísima de la política exterior sueca. Wahlberg asegura que la ley ha funcionado: Desde que entró en vigor, unas 6. Eso sí, ninguno ha entrado en prisión. Para esquivar las rejas han pagado una multa de al menos un tercio de sus ingresos diarios durante dos meses. Este es también el argumento fundamental de aquellos que se oponen a la nueva ley francesa. Esta tampoco ha convencido a organizaciones sociales como Médicos del Mundo, que reclama que el abolicionismo lleva a las prostitutas a la clandestinidad y las deja a merced del cliente o de las mafias, y sostiene que la red prevista para ayudar a las mujeres a salir de la prostitución es demasiado precaria.

A la luz de las estadísticas, la detective Wahlberg tiene razón: Actualmente son menos de diez. Sin embargo, los burdeles y las aceras se encienden ahora en Internet. La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas. Éstas, que deben tener una licencia municipal, tienen derecho a Seguridad Social y a cobrar el paro. La misma situación que en Alemania.

En Dinamarca, las prostitutas pagan impuestos pero no tienen paro ni Seguridad Social. Suecia fue pionero, en , en aprobar una ley contra la compra de servicios sexuales. Esta normativa prohíbe pagar por el sexo y penaliza al cliente con multas de prisión y económicas.

0 thoughts on “Prostitutas dibujo trump con prostitutas

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *